Toxina botulínica en vaginismo

Consigue evitar el espasmo de los músculos de la vagina

El vaginismo es un padecimiento en el que existe una constricción involuntaria de la vagina al intentar el coito. De hecho, la constricción es causada por contracciones involuntarias de los músculos del piso pélvico que rodean la vagina.

La infiltración de toxina botulínica consigue evitar el espasmo de los músculos de la vagina consiguiendo así unas relaciones sexuales satisfactorias. En el 75% de los casos está demostrado que con una sesión es suficiente para curar el vaginismo.